Emprendimiento jurídico

Hacia un nuevo escenario del negocio legal

A pesar de que el sector jurídico sigue rigiéndose por unas reglas tradicionales, se está dirigiendo inexorablemente hacia el marketing y la innovación tecnológica.

Así, la puesta en marcha o reorientación de firmas que ofrezcan productos jurídicos a otras empresas, profesionales y particulares a través de plataformas creadas ad hoc para el medio digital -con Internet y el resto de tecnologías como eje de su estrategia- será cada vez más habitual en el ecosistema emprendedor.

Lo anterior mediante nuevas categorías de productos que, sin duda, generarán nuevos nichos de actividad.

Pero también con empresas que atraerán gran parte de los clientes del negocio actual satisfaciendo de una mejor manera sus necesidades.

Aprovechando en todo caso las ventajas que se derivan de este nuevo escenario digital: mercados sin barreras espaciales; utilización de herramientas que lleven a una mejor gestión relacional con el cliente, etcétera.

Y en el ámbito jurídico ocurrirá lo mismo que en otros (como el de los viajes) que están mucho más avanzados en su transformación digital. Nuevos players cambiarán las reglas del juego.

En primer lugar, porque obligarán a acometer modificaciones legales. Estoy convencido de que muchas empresas de este tipo se posicionarán en esferas que históricamente han estado reservadas para notarios, abogados, etcétera… ¿Cómo serán las Uber y airbnb del sector legal?

También porque distorsionarán, quizá de una manera traumática y radical, las cuotas de mercado de las grandes empresas tradicionales; que debido a sus estructuras y su idiosincrasia offline, serán incapaces de moverse con la agilidad y la visión de las nuevas; muchas de las cuales terminarán comprando para defender su estatus.

¿Cuántas empresas ha adquirido ya Telefónica, por ejemplo, en su sector con esta finalidad?

Pero sobre todo porque estas nuevas marcas harán desaparecer parte de las pequeñas empresas clásicas de servicios jurídicos como gestorías, cuyo negocio acumularán de una manera irreversible.

Aunque en los próximos años el crecimiento de este tipo de iniciativas será exponencial, lo que vendrá también influenciado por la fiebre inversora en startups, ya existen experiencias en este sentido. Como iabogado, que fue pionera en el ámbito de los abogados online; Ayuda T Pymes, en el de las asesorías de empresa; Notificados.com, que está asumiendo parte del negocio digital de Correos, etcétera.

En esta misma línea, se están promoviendo los primeros eventos relacionados, como Legal Hackathon, que añadirán experiencia, generarán conocimiento social de dichas plataformas con la ayuda de los medios de comunicación y canalizarán la inquietud emprendedora e inversora en este sentido.

Analizar la coyuntura desde lo inmediato nos impediría ver con perspectiva suficiente los grandes y apasionantes cambios que se están produciendo en el sector.

Y la historia en todo caso se escribirá, una vez más, en primera persona: desde la posición de quienes lideren, entiendan y participen en este movimiento y desde la de aquellos otros que verán pasar los cambios por la puerta de su despacho de abogados, notaría, asesoría…

Tú eliges…

Ideas para generar ingresos a través de la web en el sector jurídico

La web del sector jurídico puede generar ingresos mediante:

Productos

Servicios tradicionales

Atraer a través de la web potenciales clientes. Aunque normalmente el servicio se prestará después de manera presencial y no ha sido desarrollado para ese canal.

Por lo tanto, no hay una digitalización del servicio, pero sí se captan clientes por Internet.

Sería el caso de un despacho de abogados establecido en Madrid, especializado en accidentes, que tiene una web y recibe clientes gracias a ella.

Servicios digitales

Supone la comercialización de servicios desarrollados específicamente para el entorno digital. Es decir, creados a propósito para venderlos a través de Internet.

Estarán relacionados con nuestros ámbitos de actividad principal o podrán servirnos para abrir una nueva área de actuación.

Permiten a los despachos relacionarse con sus clientes casi en exclusiva mediante Internet; lo que proporciona ampliar el radio comercial de influencia sin necesidad de abrir sedes. No obstante, para los casos en los que se requiriera en el procedimiento la intervención letrada en sede judicial, algunas de estas firmas efectúan el servicio directamente o disponen de redes de despachos colaboradores para ello.

Habitualmente son servicios de perfil low cost enfocados tanto a empresas como a particulares, así como a otros profesionales.

Ya existen enseñas en el sector jurídico que prestan este tipo de servicios de información, consultoría y gestión en los ámbitos, por ejemplo, de la reclamación de deudas, la tramitación de demandas de divorcio de mutuo acuerdo o la asesoría fiscal.

iabogado.com es una firma pionera en la prestación de servicios de abogado online:

iabogado servicios juridicos abogados online

Formularios y contratos

Se trata de comercializar formularios y contratos para la realización de diversos negocios jurídicos. El problema con estos productos es que aunque muchos de ellos no están supervisados por un letrado, existen infinidad de documentos de este tipo gratis en la red.

Aún así existe un potencial cliente que prefiere recibir este documento actualizado y supervisado por un letrado de confianza; máxime para materias más complejas y dinámicas desde el punto de vista normativo.

forovivienda.com es un ejemplo de despacho de abogados que ofrece en Internet este tipo de productos:

marketing-juridico-ingresos-web-sector-juridico-abogados

Libros electrónicos

Vender libros electrónicos (o en formato papel), especialmente si han sido publicados por miembros de la firma. Esta acción no sólo genera en el usuario una percepción de expertise del profesional y la marca corporativa, sino que además puede generar una serie de ingresos pasivos recurrentes.

Formación online

Es muy frecuente en otros ámbitos (como por ejemplo, en el blogging) la comercialización de cursos de formación mediante diferentes soportes: videocursos, podcast, etcétera.

Se pueden ofrecer gratuitamente en versiones introductorias o de pago para otras en las que se aborde la materia con mayor profundidad.

Imagínate, por ejemplo, que eres experto en derecho concursal. Estoy convencido de que muchos empresarios y letrados en formación querrían acceder a una serie de contenidos relacionados para ampliar su conocimiento en la materia.

Todo ello con las ventajas de la formación online; aunque no reglada.

Software de gestión

Programas de gestión relacionados con nuestras áreas de interés profesional que se comercializan, entre otros medios, a través de la web mediante la realización de acciones de marketing jurídico digital.

Pueden disponer de versiones gratis, de pago o mixtas. Y ser de descarga o gestionarse en la nube.

Son habituales, por ejemplo, en el ámbito de las asesorías de empresa (facturación y gestión contable) y existe algún que otro ejemplo en el de la administración de fincas.

Comunidad de pago

Comunidades profesionales en las que se crea valor añadido al usuario por participar en ella a cambio del pago de una cantidad periódica.

Otros

Publicidad

Generar ingresos en la web mediante la inserción de publicidad, ya sea mediante la gestión directa o por intermediación de un tercero: agencia de publicidad; adwords de Google, etcétera.

Venta de enlaces

Vender enlaces a otras páginas. Se trata de un negocio muy habitual en la red ya que estos son muy importantes para el posicionamiento en buscadores.

Puedes hacerlo directamente o a través de plataformas especializadas en estos servicios como Publisuites.com

Rank and Rent

Como de su traducción se deduce, se crea una página, se posiciona adecuadamente en buscadores y posteriormente, se alquila a una firma que presta servicios en esa especialidad o ámbito.

Afiliación

Supone la inserción de un enlace contextualizado en nuestros contenidos de tal manera que tras la generación de una acción por parte del usuario de nuestra web (compra; registro, cumplimentación de un formulario solicitando una consulta, etcétera) se recibe una cantidad económica que nos paga la empresa que comercializa ese producto o servicio.

Aunque hoy en día no existen muchas alternativas en el mercado jurídico para la monetización mediante este sistema, si conoces algún producto o servicio prestado por un tercero que sea complementario con los tuyos, puedes proponerle la afiliación para venderlo en tu sitio web, ya que es muy sencilla su implementación y seguimiento. Por ejemplo, utilizando el plugin de WordPress Ultimate Affiliate Pro.

En el mismo sentido, también te puede convenir colaborar con otras webs a través de la afiliación para promover tus productos y servicios. Este sistema es muy interesante porque genera visibilidad de los mismos sin desembolso económico inicial como en la publicidad; y sólo tienes que pagar (normalmente así se estipula) la comisión en caso de que, como se ha dicho, se formalice la acción por parte del usuario.

Mientras tanto, puedes probar con la comercialización por afiliación de productos de amazon (por ejemplo, libros jurídicos) y de elderecho.com, que ya tienen sistemas de afiliados propios funcionando:

elderecho-afiliacion-marketing-juridico

Dicho lo cual hay que advertir que en lo que respecta a todos los productos y servicios referidos, es muy importante que dispongan de elementos diferenciales con respecto a los ya creados por la competencia, tengan un mercado en volumen suficiente para que podamos rentabilizar el gran esfuerzo que requiere su puesta en marcha, así como que nos permitan generar valor al usuario.

También resulta necesario en todos ellos que sean contextuales. Es decir, no sólo que nos centremos en temáticas de nuestra experiencia, sino que las elijamos en coherencia con el posicionamiento pretendido por parte de la firma.

Estoy convencido de que no he recogido todas las opciones que existen. Pero también de que la generación de ingresos mediante la web en el sector jurídico está todavía en una fase muy incipiente; con lo que va a desarrollarse fuertemente en los próximos años.

Las 5 primeras decisiones del nuevo profesional del Derecho

Has terminado los estudios y tienes claro que quieres dedicarte al ejercicio privado del Derecho.

He sintetizado una serie de decisiones estratégicas que te ayudarán a canalizar e impulsar tu futura carrera profesional.

Marketing para abogadosElige un nicho de actividad jurídica

Hazlo según tus preferencias, expectativas y estudios de postgrado realizados.

Pero seamos prácticos y realistas. Vas a intentar vivir de ello.

Por consiguiente, es importante que sea un ámbito que genere interés comercial en personas y/o empresas.

Que satisfaga una necesidad de un potencial cliente en un mercado. Con lo que ya de origen tu proyecto debe atender al marketing como instrumento que te ayudará a hacerlo de una mejor manera que la competencia.

Asimismo conviene subrayar que la especialización es incompatible con el profesional de actividad genérica. Por lo que insisto que tendrás que poner el foco preferiblemente en un solo nicho para amplificar los resultados.

Pon en marcha un blog profesional

Te permitirá profundizar en el conocimiento de dichas materias, investigar su mercado, así como adquirir una visibilidad que te podría ayudar a convertirte en una referencia en el sector.

Sírvete también de las redes sociales para convertirte en marca.

Haz networking

Contactos, contactos y contactos.

No solo online. Por lo que conviene que te hagas cuanto antes unas tarjetas de visita cuyo diseño sea coherente con el del resto de soportes como la web, así como con la identidad de la marca.

Hace unos años me encantó al respecto de este tema el libro Nunca comas solo.

Empieza mejor sin socios

No es condición imprescindible ya que un modelo contrapuesto puede funcionar a la perfección. Sobre todo si tu proyecto necesita perfiles profesionales complementarios al tuyo o socios inversores.

Llega a acuerdos de colaboración si los necesitas. Pero es mejor que dejes la captación de socios para más adelante; centrándote ahora en crear tu propuesta de valor.

Crea tus servicios

Una vez ejecutados y consolidados los puntos anteriores, lánzate a la creación de servicios jurídicos acordes a tu posicionamiento en el mercado.

Aprovecha la web y el resto de herramientas (redes sociales, lista de correo…) para convertirlas en tu mejor escaparate.

Considera que si tus servicios están desarrollados para su prestación no presencial podrás ofrecerlos a un mayor número de personas o empresas sin tener que circunscribirte a un ámbito territorial inmediato. Pero además esta circunstancia quizá te permita poder prescindir -al menos de inicio- del coste de acondicionamiento y mantenimiento de unas instalaciones físicas para la atención de clientes.

El boom de las asesorías empresariales online

De un tiempo a esta parte puede advertirse el gran número de asesorías y gestorías online que se han puesto en marcha en España. Ya sea a través de la nueva marca digital de una firma preexistente en el mercado tradicional o de una compañía nacida ad hoc para la prestación de estos servicios.

Incluso alguna de ellas está recibiendo el respaldo de grupos de inversión, como es el caso de declarando.es.

Sin duda, Internet está cambiando de forma radical el sector. Y está generando nuevas amenazas, retos y oportunidades en un proceso lento pero inexorable de transformación de su modelo de negocio.

Ahora es más viable para cualquier empresa captar clientes que no se encuentren en un entorno inmediato al de la sede física de la firma gracias a la comunicación digital. Como por ejemplo, con los nuevos canales, formatos y herramientas online que han venido a hacer más accesible la publicidad.

Pero sobre todo es más fácil gestionar el servicio de manera deslocalizada. Por lo que el cliente puede tener su sede en Bilbao y su asesor estar en cualquier otra parte.

Con lo anterior, las nuevas firmas de gestión y asesoramiento online amplían el tamaño de sus mercados potenciales. Pero también se enfrentan a una mayor competencia en un entorno que ya de por sí tiene barreras de entrada muy bajas.

Es evidente que gran parte de las compañías representativas de este ámbito llevan a cabo una estrategia de liderazgo en costes para poder ofrecer un producto con precio atractivo que les permita atraer al cliente.

Aprovechándose para ello de la tecnología para optimizar los procesos y recursos necesarios (especialmente humanos) en conjunción con la gestión compartida del servicio con el cliente.

Todavía recuerdo cuando colaboraba con una asesoría y algunos panaderos traían sus facturas el último día en una bolsa con restos de harina. Hoy este tipo de asesorías disponen de programas informáticos y plataformas en las que es normalmente obligatorio que el cliente suba su documentación e información directamente para su tramitación.

Por otra parte, desde el punto de vista del producto la nueva asesoría está siendo capaz de paquetizar el servicio. Lo que facilita la estandarización de procesos de trabajo y que el cliente sepa en todo momento por qué está pagando y por lo que no. A diferencia esto último de lo que muchas ocasiones ocurre con el modelo tradicional.

Aunque este tipo de empresas busca principalmente escalar el modelo de negocio con la introducción de sus innovaciones. Para crecer en mayor volumen y rapidez, así como en márgenes; lo que dotará a quienes lo consigan de una ventaja competitiva muy importante una vez se haya consolidado esta nueva categoría en el mercado a pesar de la entrada continua de nuevos rivales.

Y a partir de ahí también será muy interesante comprobar cómo se evoluciona desde la creación de un modelo de gestión online genérico como el que la mayoría de operadores están poniendo en marcha en la actualidad a otros especialmente enfocados en nichos concretos de clientes.

¿Qué es una boutique legal?

Marketing para abogadosEn contraposición a las firmas de abogados que ofrecen soluciones multidisciplinares a todos los problemas planteados por el cliente (mercantil, penal, urbanístico, matrimonial, etcétera), la boutique legal es aquella que se centra en una especialidad o en una selección de ellas.

Por lo tanto, la diferencia entre ambas no depende del número de profesionales de la firma. Ya que tanto las boutiques legales como las firmas integrales pueden ser unipersonales o estar conformadas por diversos abogados.

La boutique legal surge, según Eugenia Navarro, de una decisión estratégica que debe llevar al máximo reconocimiento en dicha especialidad, lo que «implica asumir un riesgo, porque en un momento dado, se ha de renunciar a trabajo y decir que no se asume un determinado asunto» que se aparte de dicha temática. A diferencia de lo que ocurre con los despachos globales como Cuatrecasas (conformados por letrados especialistas pero que en su conjunto ofrecen servicios integrales) o los despachos de abogados generalistas.

Muchas boutiques legales son fundadas por antiguos socios de grandes firmas full service. Pero también por recién colegiados que explotan un área de práctica concreta aprovechando Internet para crear su marca. Y ello con la finalidad de ser fichado posteriormente por otro despacho y/o de comercializar sus servicios jurídicos.

Según la International Network of Boutique Law Firms, entre los nichos específicos que ofrecen sus miembros están, entre otros, el derecho marítimo, del arte, energético, inmigración, propiedad intelectual, tecnología, deportivo, espectáculos y sanitario.

Y van surgiendo nuevas oportunidades de especialización como la economía colaborativa, los derechos de los animales, las criptomonedas, la robótica, etcétera.

¿Qué va a ocurrir con las asesorías tradicionales?

No imagino a mis hijos gestionando sus obligaciones fiscales y laborales como lo hacían nuestros abuelos.

Pero no puede afirmarse tampoco que desaparecerán las asesorías por el simple hecho de ofrecer un servicio inmediato y presencial. Siempre habrán clientes que estén dispuestos a pagar más por un servicio de este tipo en función a sus necesidades y/o poder adquisitivo.

De hecho, como está ocurriendo en otros sectores, una enseña pionera en el asesoramiento online como ayudaTPYMES está desarrollando fórmulas para dar el paso hacia la asesoría de proximidad en combinación con el servicio digital que le está dando el músculo necesario para crecer en clientes y cartera de productos. Resultando muy curioso, por otro lado, cómo esta firma está virando con el paso de los años desde una simple asesoría low cost a otra de posicionamiento más complejo.

Por consiguiente, todo dependerá de la capacidad de cada uno de los players de adaptarse a las nuevas circunstancias del mercado.

Aun con ello ni siquiera pienso que se distinga en el futuro entre uno y otro tipo de asesorías (online vs tradicional). Sino que todas las que no desaparezcan harán uso – en mayor o menor medida- de las estretegias y herramientas que existan para conseguir sus objetivos. Y en este punto no solo la tecnología sino también el marketing para asesorías seguirán teniendo un papel crucial.

La plataforma como modelo de negocio en el sector legal

Sin duda, uno de los conceptos más interesantes que he estudiado en el módulo de estrategia de The Power MBA es el de la plataforma como modelo de negocio.

Y teniendo en cuenta que se trata de una dimensión empresarial que ya ha cambiado de una manera drástica ámbitos como el del transporte de pasajeros (Uber) o el de los alojamientos turísticos (airbnb), conviene analizar qué impacto está teniendo hoy en el sector jurídico y de los servicios de gestión relacionados.

La plataforma como modelo de negocio

Como bien puntualiza el economista Roberto Espinosa Blanco, no debe confundirse el concepto de plataforma tecnológica con el de aquélla como modelo de negocio. Ya que si bien es cierto que a veces coinciden en la misma empresa, no son siempre lo mismo.

Porque muchas empresas disponen de una plataforma mediante la que, por ejemplo, captan y operan con el cliente (como en el caso de reclamador.es). Pero no dejan de ser empresas en las que la entrega de valor se produce de forma lineal entre empresa y cliente; al igual que su flujo de ingresos se genera mediante la entrega del bien o la prestación del servicio comercializado (gestión de una reclamación a una compañía aérea).

Por contra, en el caso de la plataforma como modelo de negocio, la infraestructura tecnológica en sí sirve para conectar terceros usuarios que se aportan entre ellos valor mutuamente. Y a cambio, la empresa que la desarrolla obtiene ingresos por intermediar una transacción entre las partes, destacar un producto, inserciones publicitarias, etcétera.

De esta forma la plataforma se convierte en el recurso clave central del modelo empresarial; en lugar de otros que reducen la escalabilidad del negocio tales como los activos inmobiliarios (como sería, por ejemplo, en una cadena hotelera) o los recursos humanos (abogados, en el caso de reclamador.es).

Tipos de plataformas más importantes

  • Marketplace: Conecta oferta y demanda de productos o servicios. La compraventa se formaliza dentro de la propia plataforma. Normalmente obtiene sus ingresos por publicidad o por las comisiones que se generan por cada transacción en la que interviene. Todocoleccion.com.
  • Clasificados: Agrega oferta y demanda pero la transacción se formaliza normalmente fuera de la plataforma. Suele obtener sus ingresos por publicidad o por destacar la oferta. Idealista.
  • On demand platforms: Según ThePowerMBA, se trata de un modelo de plataforma en la que se conecta oferta y demanda pero no con la misma libertad que en las anteriores; ya que por ejemplo, la empresa fija incluso los precios del bien o servicio que se expone. Recibe sus ingresos por comisión de las transacciones que se realizan a través de ella. Cabify.
  • Plataforma de contenidos: Unos pocos crean contenidos para que la mayoría de usuarios los consuman. Obtiene sus ingresos por publicidad o por servicios premium de mayor valor a cambio de precio. Youtube.
  • Red social: Se monetiza por publicidad principalmente; con lo que exige una enorme masa crítica de usuarios. También podría obtener ingresos por otras vías. Linkedin.

Plataformas jurídicas en España (2018)

Ejemplos

easyoffer.es
  • Ofrece al solicitante la recepción de tres presupuestos de abogados o asesores especializados en el campo jurídico de su interés en un máximo de 24 horas.
  • Dispone de un directorio de estos profesionales, categorizados por materias o ubicación.
  • Según la propia plataforma, actualmente tiene una media de 130 consultas diarias y todos los usuarios están validados.
  • No interviene en la fijación del precio entre las partes.
  • La plataforma obtiene ingresos por cada cliente potencial con el que el profesional contacta.
elabogado.com
  • Es un directorio de abogados.
  • Permite localizar letrados por especialidad y ubicación.
  • Ofrece valoraciones y opiniones de los profesionales efectuadas por anteriores clientes.
  • Según indican, realizan una verificación de los potenciales clientes.
  • La plataforma obtiene sus ingresos cuando el abogado obtiene el contacto de la otra parte.
  • Limita a dos el número de letrados que el cliente puede contactar para limitar la competencia.
abogalista
  • Permite buscar abogados y procuradores.
  • Filtra los profesionales por área de práctica y ubicación geográfica.
  • Dispone de un modelo de negocio freemium. De tal forma que el registro y el contacto es gratuito pero ofrece opciones de pago para, por ejemplo, destacar el servicio.
  • Los profesionales pueden publicar contenidos jurídicos para aumentar su visibilidad y demostrar su conocimiento al potencial cliente. A su vez esta estrategia potencia el posicionamiento en buscadores de la plataforma a coste cero.
lexgoAPP
  • Conecta clientes y abogados.
  • Solo se paga por las peticiones escogidas.
  • La plataforma selecciona los tres abogados que mejor se adaptan a las características del asunto.
  • El modelo de compra de asuntos funciona a través del sistema de créditos.
  • Dispone de varios planes para profesionales, así como de aplicaciones en la Apple Store y Google Play.
Abogados365.com
  • Se monetiza a través del letrado, que paga por el posicionamiento en la plataforma con independencia del número de contactos.
  • Ofrece diferentes planes de para abogados.
  • Los profesionales pueden publicar contenidos jurídicos (incluso en formato vídeo) para aumentar su visibilidad y demostrar su conocimiento al potencial cliente. A su vez esta estrategia potencia el posicionamiento en buscadores de la plataforma y el inbound marketing.

Observaciones

  • En esta entrada no están todas las plataformas que son ni las que probablemente serán en el futuro si atendemos a las grandes expectativas que este modelo de negocio está generando en otros sectores por su fuerte escalabilidad y las importantes barreras de entrada que terminan creando aquellas empresas que se quedan con la mayor cuota de mercado.
  • Todas ellas se monetizan principalmente a través del profesional, y no del demandante de servicios, para atraer a este último.
  • Desarrollan fundamentalmente un modelo de plataforma B2C. Si esta opción se consolida seguro que vendrán otras soluciones para empresas y entre profesionales, así como de nicho (enfocadas específicamente a áreas concretas de la práctica legal como ya ocurre, por ejemplo, en USA).
  • El área de especialización y la ubicación del letrado son unánimes criterios de localización de profesionales en todas estas plataformas; lo que nos permite considerar que el cliente valora la especialización del profesional que va a contratar para resolver sus asuntos. Pero sobre todo, poder trabajar con uno que se encuentre en su ámbito territorial inmediato.
  • El cliente -particular- de servicios jurídicos, por consiguiente, todavía quiere una relación cara a cara con su abogado. Sin perjuicio de ello, veo grandes oportunidades para las marcas que sean capaces de virtualizar o digitalizar con éxito esta relación.
  • Advierto poca diferenciación entre todas las plataformas estudiadas.
  • Ninguna de ellas se atreve de momento a formalizar la contratación del profesional dentro de la propia plataforma; probablemente por las dificultades derivadas de la estandarización del servicio, así como de la fijación y publicidad de precios, entre otros factores.
  • Si atendemos a la estructura tradicional del ciclo de vida de un producto, el que nos ocupa se encuentra en la fase de introducción. De tal manera que las empresas deben realizar grandes esfuerzos en comunicación y marketing para que se conozca, valide y consolide. Pero también para intentar obtener cuota de mercado y posicionamiento de marca para cuando -si se da el caso- el mismo entre en la de crecimiento, beneficiarse de sus ventajas competitivas.
  • Probablemente muchos abogados y otros profesionales de servicios de gestión relacionados todavía no estén preparados para anunciar y ofrecer sus servicios en estas plataformas. Porque seguro que muchos de ellos consideran que es un elemento de depreciación o demérito; lo que estas empresas deben subvertir a través de estrategias de marketing y comunicación.
  • Pero ante todo pienso que -a pesar de las pruebas sociales que utilizan- no parece que este tipo de plataformas dispongan actualmente en España de una gran masa de potenciales clientes; lo que evidentemente traccionaría, en caso de producirse, de forma inmediata en el otro lado (entrarían más profesionales buscando negocio). Y es esta una de las claves estratégicas que unida al cambio de hábitos y a cómo evolucionan otras tecnologías, dirimirá no solo el liderazgo a futuro de estas empresas, sino la viabilidad y expansión de su modelo de negocio.

Plataformas legales en el mundo (2018)

Ricardo Oliva (Algoritmo Legal) estudia en el Congreso de Transformación Digital de la Abogacía un conjunto de marketplaces online de otros países -especialmente de USA- como avvo, got.law, arrestSOS, caseHUB, Flatlaw y legalbase. Que pueden ser referentes para cualquier proyecto que se quiera poner en marcha en España atendiendo a que estos mercados, como suele ser habitual, están más desarrollados.

De cómo la tecnología exponencial cambiará el Derecho

Tecnología exponencialMientras que al menos en España, sigue potenciándose sin criterio la incorporación a la Universidad de un indeterminado número de futuros graduados en Derecho, durante las próximas décadas estos profesionales comprobarán cómo parte de sus funciones podrían ser desarrolladas por avanzados instrumentos de inteligencia artificial; lo que promoverá una importante transformación en el ámbito de la ciencia jurídica. A la vez que aumentará la productividad; reducirá plazos y costes e impactará consecuentemente en el negocio legal.

Así por ejemplo, la tecnología será capaz de proveer de una manera más precisa, rápida y eficaz -previa rigurosa comparación de infinidad de normas, documentos doctrinales, costumbres y sentencias- soluciones jurídicas a problemas concretos de las personas físicas y jurídicas. De tal manera que con una simple interacción de búsqueda en una plataforma de grandes conjuntos de datos, ésta sea capaz de analizar y proponer la mejor fundamentación y estrategia jurídica de parte. Pudiendo derivar en la automática redacción de documentos tales como demandas, contestaciones, recursos, informes, etcétera, así como en su presentación telemática donde corresponda.

En el mismo sentido, la tecnología cambiará para siempre aspectos técnicos, jurídicos y organizativos de la administración pública; lo que llevará a una mayor optimización de sus recursos. De tal manera que quizá, este tipo de herramientas sean capaces de iniciar un expediente administrativo o contestar con la mínima intervención humana un escrito presentado por parte de un ciudadano.

No obstante, está por ver si como algunos pronostican, incluso la tecnología llegará a disponer de instrumentos que impartan Justicia de una forma directa, imparcial y sobrehumana o si por contra, aquélla se verá limitada a la aportación de elementos de análisis y gestión que ayuden en su tarea diaria a jueces y magistrados.

Aunque ya existen avances que se pueden constatar en algunos de los referidos sentidos, todo lo indicado bien podría parecer el perfecto argumento de una historia infantil. Pero lo cierto es que la tecnología transformará exponencialmente antes o después el ámbito del Derecho, como también diversos sectores clave para la evolución humana tales como la Medicina. Al menos así se ha anticipado, entre otros, por Ray Kurzweil, a través de lo que han venido a conceptualizar como la Singularidad:

«El inicio del siglo XXI marca el comienzo del periodo más interesante y transformador que la humanidad haya conocido: la liberación del ser humano de sus cadenas biológicas y la consagración de la inteligencia como el fenómeno más importante de nuestro universo. A medida que esta transformación se vaya convirtiendo en realidad, nuestra especie también se enfrentará a nuevos retos jamás antes planteados: un increíble aumento de la inteligencia no biológica, la inmortalidad y un progreso científico sin precedentes«.

Sin perjuicio de todo lo anterior, la tecnología exponencial, con todos los cambios estructurales asociados a ella, viene a complementar en mayor o menor grado al profesional del Derecho. De manera especial, al que antes comprenda las nuevas dimensiones.

Pero a su vez hay que considerar que aquélla hará precisa la incorporación de un gran número de juristas especializados en tecnología que contribuyan a la regulación de derechos y obligaciones en un tiempo de cambio hacia una sociedad dependiente cada vez más de elementos que ya están impactando en la dignidad humana así como en diferentes espacios personales que requieren la suma protección.

Indudablemente esta cuestión también será generadora de profundos debates éticos, económicos, jurídicos y sociales sobre las causas, consecuencias y límites de esta explosión tecnológica que ya ha sido recogida por la literatura de ciencia ficción desde hace décadas.

Deja un comentario

Los datos recogidos mediante este formulario son responsabilidad de Francisco Santibáñez Pérez para gestionar los comentarios del usuario; que legitima dicha recepción y acepta la política de privacidad con su consentimiento expreso. Serán ubicados en los servidores de Godaddy Iberia SL (HostEurope). Pueden ejercerse en todo momento los derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad, supresión y oposición a través del correo info@chisco.es.

He leído y acepto la política de privacidad. *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, LSSI y protección de datos. También se informa que este sitio participa en el programa de afiliación de amazon. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies